Tenemos un nuevo vecino

Como muchos sabréis, hay un enorme espacio entre las estrellas. Entre nosotros y el Sol hay 150 millones de km. Para llegar a la estrella más cercana, Próxima Centauri, habría que recorrer 4 años luz, que vienen a ser 38 Billones (con “B” de “Barbaridad”) de kilómetros. Para comparar, la vuelta al mundo son “sólo” 40000 kilómetros…

Siempre que se descubre un nuevo planeta que gira alrededor de otra estrella, nos quedamos pensando en que puede que haya vida, pero que está muy lejos… Hasta ayer. Ayer mismo, 24 de Agosto, el Observatorio Europeo Austral informó de lo que llevamos esperando años que nos informaran: hay un planeta precisamente en Próxima Centauri, nuestra estrella de “al lado”.

The sky around Alpha Centauri and Proxima Centauri (annotated)

Imagen del Sistema de Alpha Centauri, con las dos más grandes, A y B, juntas arriba, y la pequeña Próxima abajo, rodeada por un círculo. Imagen vía ESO

Este planeta sería un poco mayor que la Tierra, y estaría muy cerca de su sol, aunque dado que esa estrella es una enana roja, no se calentaría demasiado. Es probable que tenga una rotación como la de la Luna, con una cara mirando siempre a su estrella y otra mirando hacia el espacio exterior, con lo que habría una zona permanentemente achicharrada y otra perpetuamente congelada. Sin embargo, la zona intermedia entre una y otra tiene temperatura para contener agua líquida y, por ello, muchas probabilidades de ser habitable. De momento, ha recibido el nombre de “Próxima Centauri b”

Proxima Centauri and its planet compared to the Solar System

Imagen comparando el Sistema Solar (hogar, dulce hogar) con el Sistema de Próxima. Se ve claramente lo cerca que gira este planeta de su estrella, mucho más que Mercurio alrededor del Sol, aunque la poca potencia de Próxima permite temperaturas mucho más adecuadas para tener agua líquida. Imagen ESO/M. Kornmesser/G. Coleman vía ESO

Su descubridor, el astrónomo Guillem Anglada-Escudé, nacido en Ullastrell (Barcelona), y que es ahora profesor de Astrofísica en la Universidad Queen Mary de Londres, estuvo observando y revisando sus datos durante 60 días. El paso del planeta cerca de la estrella provocaba un diminuto “bamboleo” en ésta, que ha permitido descubrir la distancia que les separa y la velocidad de su órbita. Os podéis imaginar la emoción a medida que los resultados se iban comprobando.

Artist's impression of the planet orbiting Proxima Centauri (ann

Así podrían ser el paisaje y el cielo que se divisaran en el recién descubierto planeta… Dibujo de Kornmesser vía ESO

Nos quedan grandes preguntas. ¿Hay vida allí? ¿Estaríamos en condiciones de enviar “algo” o “alguien” hasta allí en un futuro próximo? Queda mucho trabajo por delante…

¿Se quedará con el nombre de “Próxima Centauri b”? Es probable que no. Puestos a elegir, dado lo cerca que está, yo opino que sería apropiado ponerle algún nombre de un personaje de la serie “La que se avecina”. ¿Qué opinas tú?

Artist's impression of the planet orbiting Proxima Centauri

Dibujo de M. Kornmesser del planeta Próxima Centauri b girando alrededor de su sol, con Alpha Centauri A y B a lo lejos, entre los dos. Imagen vía ESO

Si quieres ver la noticia original de la ESO, haz click aquí

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s